lunes, 20 de agosto de 2012

El caso Assange y la hispanidad



                                                




El Reino Unido continúa mostrando su obsesivo  y continuo  desprecio a todo lo que huela a hispánico o tenga que ver con la hispanidad, quizá se deba esa enfermiza fobia y animadversión  que muestra hacia todo  lo católico: como bien han demostrado y demuestra el trato  hacia  la católica Irlanda y el tratamiento  que la población católica ha recibido  en el Norte de este país por parte de los gobierno de  “Su majestad”.

En los últimos años han sido continuos los desprecios que países y personajes  pertenecientes a la comunidad de países hispánicos han recibido por parte de  los hijos de la Gran Bretaña.

En la actualidad se está desarrollando uno de estos episodios en el caso Julian Assange, fundador y responsable de  Wikileaks.  El señalado sujeto se encuentra   asilado en la embajada del Ecuador en  Londres  siendo   reconocida por  el gobierno ecuatoriano su calidad de asilado.
Pues bien, en un acto más de  chulería y de desprecio hacia  la soberanía de un país independiente y soberano, los gobernantes de la nación pirata por antonomasia, Gran Bretaña por si alguien lo dudase, han amenazado con asaltar la legación diplomática para detener al señalado  Assange.

                                            

Resulta prácticamente imposible  imaginar que el gobierno británico  osase siquiera levantar semejante amenaza contra la soberanía de cualquier país  violando  la sagrada inmunidad de las embajadas y con ello los más básicos principios del Derecho Internacional.

Pero para  que este  desprecio  hacia todo lo hispánico  quede bien claro tan sólo es preciso  fijarse en que los únicos  enclaves coloniales que los hijos De la Gran Bretaña mantienen, excepción hecha de algunas pequeñas islas, curiosamente se encuentran  en territorios  reclamados por países hispánicos: son los de Gibraltar en España y las Islas Malvinas en Argentina.

                                                 

El Reino Unido  se dió  prisa en detener a un Jefe de Estado como era el General Pinochet, cosa que era la primera vez en la que un Estado soberano, Chile,  era detenido  por otro Estado, la Gran Bretaña, en este caso, se detenía  al antiguo  Jefe de Estado de otro, cosa novedosa también. 

                                               
Por supuesto nuevamente  se  actuó contra  un gobernante  perteneciente a la comunidad de naciones hispánicas.
Pero el caso que nos ocupa viene ya de antiguo, la piratería de que nuestros barcos fueron objeto por parte de piratas  al servicio de  “Su Majestad” o  los ataques cobardes contra nuestras plazas  de soberanía en las tierras de América e incluso  contra los puertos de la península  han sido  prueba  de la fobia hacia España y todo lo hispano.

                                                   

España por todo ello debe posicionarse  junto a  Ecuador en esta situación al igual que debió hacerlo  al lado de Argentina durante el conflicto bélico de las Malvinas.

                                              

                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario