martes, 27 de junio de 2017

Israel sucumbe a su inmoralidad.






                                                                           


Desde hace meses, especialmente en las últimas semanas, soldados del   ejército israelí pertenecientes  a las Unidades de Defensa que actúan en los territorios ocupados , están dando clara muestra de malestar por el servicio que se ven obligados a llevar a cabo en los territorios que previamente el Estado judío había usurpado a los palestinos.

 A su vez se levantan más colonias ilegales habitadas por colonos fanáticos armados que maltratan, vejan y abren fuego contra la población civil palestina, a los que muchos miembros de las unidades de defensa se ven obligados a apoyar en sus criminales acciones. Además las órdenes que reciben según ellos son maltratar y humillar a la población palestina,  y proteger a los colonos criminales a cualquier precio y en cualquier situación. Todo esto ha llevado a muchos militares y miembros de las unidades de defensa a no querer participar en actividades contra la población civil palestina.

                                                     




Hace unos meses se inició dentro del ejército israelí un movimiento que llevaron a cabo muchos soldados que habían servido en los territorios ocupados y que protestaban por las condiciones de represión y violencia gratuita a la que era sometida la población palestina, todo esto dio lugar a la difusión de escritos de protesta, a manifestaciones criticando públicamente las indicaciones políticas y militares que les obligaban a actuar de modo inhumano y criminal.

Pero hubo un incidente que fue una seria llamada de atención para la política que llevaba a cabo el gobierno del terrorista Estado de Israel y que sirvió para abrir los ojos a una parte de la población del Estado judío.

 Este suceso se produjo   en septiembre del 2014, cuando cuarenta y tres soldados de reserva de la unidad más prestigiosa de la inteligencia militar israelí, unidad 8200, centrada en el espionaje y en las escuchas, tomaron la decisión de no volver a vestir el uniforme para de ese modo no participar en las injustas y vejatorias actividades que afirmaban tener que cometer contra el pueblo palestino.

                                                       


En la misiva hecha pública y que iba dirigida al primer ministro y al jefe de estado mayor israelíes decían:

“Rechazamos participar en las acciones contra los palestinos y continuar siendo instrumentalizados para reforzar el control militar sobre los palestinos y sobre los territorios ocupados…”.

La carta continuaba diciendo “… no podemos seguir sirviendo a este sistema y negándoles sus derechos a millones de personas con la conciencia tranquila.”

Pero ahora se ha producido un salto que pone de manifiesto hasta que punto la situación a que los militares israelíes provoca una verdadera rebelión.

Estoy señalando un suceso que han referido los medios de comunicación internacionales.

Hace unos días los medios de difusión, israelíes e internacionales, se han hecho eco de un suceso sumamente llamativo.

Más de doscientos militares israelíes se habrían visto afectados por una infección cutánea desconocida, esta misteriosa enfermedad llevó a que los responsables militares de Israel evacuasen la base militar de Shifazon situada en el desierto del Neguev, siendo los afectados examinados y algunos de ellos puestos en cuarentena.

Llegando al punto de que los 1500 militares de la base fueron enviados a sus domicilios y la base finalmente cerrada.

Pero el episodio médico no es lo importante, lo que reafirma lo que en esta entrada se expone es que tras detallados análisis médicos se llegó a la conclusión de que los soldados afectados por esa infección cutánea habían ingerido medicamentos que provocaban esas erupciones cutáneas, y que las habían tomado con la intención de hacerse pasar por enfermos y de esta manera  librarse de prestar el servicio militar.

Por esta estafa los implicados han sido sometidos a la justicia militar.

Y por último haremos referencia a un hecho que inquieta sobremanera al Estado Mayor del ejército israelí, me refiero al incremento de suicidios que se llevan a cabo entre los soldados israelíes, y les preocupa tanto debido al hecho de que no existe una causa concreta que explique este significativo aumento del número de suicidios como porque los suicidios en los acuartelamientos están minando la moral de las tropas.

                                                      




Israel se jacta de ser la mayor potencia militar de todo Medio Oriente y de contar con una capacidad tanto ofensiva como defensiva que la hace invencible, pero a partir de la derrota que sufrió a manos de Hezbollá en el Líbano en 2006 la moral de las tropas descendió al comprobar que no eran tan invencibles como pensaban.

                                                     




Es así que considero que el origen de todas las cuestiones a las que nos hemos referido (protestas, negativas a participar en el servicio, simulaciones y por último la ola de suicidios) no tienen su origen de modo exclusivo ni principal un malestar moral causado por las criminales acciones del ejército de Israel contra los palestinos, aunque pueda ser una causa más.

Lo cierto es que son muchos los años que han pasado desde la creación del Estado de Israel en 1948 y desde entonces no han cesado ni un momento los atropellos contra el pueblo palestino sin que se elevase una sola voz militar o se crease una movilización contraria a la participación en las unidades que actúan en los territorios ocupados, luego la causa a mi entender debe ser otra.

                                                         




¿Y que nuevas realidades han aparecido que lleven a cambiar la motivación y seguridad de las tropas de Israel?



En primer lugar se encuentra la resistencia de Hezbollá y su cada vez mayor potencia militar que incluye misiles, artillería pesada y carros de combate de los que hasta hace poco carecía.

En segundo lugar la presencia de una potencia como Irán  que  les hace sombra militarmente, a excepción del armamento nuclear, y que  puede hacerle frente  y alcanzar su territorio.

Por otra parte, y no creo que se trate de un asunto menor, la población israelí que conforma el ejército y las unidades de defensa, va tomando conciencia de que ese victimismo del que ha vivido el Estado de Israel desde la segunda guerra mundial va desapareciendo y poco a poco la población mundial los va despreciando al verlos como los agresores criminales que son, y esto afecta a su moral nacional y a la motivación de combate.



                                                         

sábado, 24 de junio de 2017

Incluso la O.N.C.E. pierde aceite.



                                                                                 

Poco a poco toda la sociedad se va sumando a la estrategia LGTB, ahora le ha tocado a la O.N.C.E., la cual acaba de presentar en el mirador de las Dunas de Maspalomas los cupones, 5,5 millones, que el próximo 1 de julio repartirán un premio de 300 000 euros y un sueldo de 5000 euros al mes durante veinte años.

                                                         


Los cupones lucirán los colores del arco iris, símbolo del movimiento gay. Colores que según ellos simbolizan la igualdad de derechos para las personas con diferente orientación e identidad sexual.

Con esto la O.N.C.E. se suma a la celebración del día del orgullo (¿?) gay en Madrid.



Para añadir más “alegría” al asunto, durante la presentación el vendedor de cupones Raúl Cárdenas compartió con los asistentes su experiencia como homosexual y vendedor de cupones (cosa que no creo que interese a nadie,  ni sea para presumir).

El señalado vendedor-a  dijo: “ Me enorgullece estar aquí en representación del colectivo y de mi empresa, en el que soy uno más sin diferenciación alguna. Durante mi adolescencia tuve muchas preocupaciones ( a mí que me importa su vida rosa), y ahora que todo ha avanzado (¿avanzado?) mucho me siento agradecido por poder disfrutar de mi marido y de mi hija adoptada” (¡Pobre niña)!

                                                                




Cada cual que ponga el adjetivo que quiera a este acto, el que yo pondría seguramente me llevaría al juzgado, porque en esta memocracia hay libertad para todo menos para llamar a las cosas por su nombre.

                                                                                         

Pobre España, ha dejado de ser la reserva espiritual de Occidente para convertirse en la avanzadilla de la depravación.

                                                                   





                         ME DUELE ESPAÑA PORQUE NO ME GUSTA.
                                                                 

                                                                                                 

miércoles, 21 de junio de 2017

Los niños yemeníes secuestrados por Israel.




                                                                               


En esta entrada voy a referir un episodio histórico hasta ahora desconocido, un episodio en el que si los judíos hubiesen sido las víctimas, y no los criminales verdugos, sería conocido a nivel mundial al haber sido publicitado mediante películas lacrimógenas, series juveniles, documentales e incluido en los libros escolares o universitarios de historia.

 Pero como las víctimas no son miembros del “pueblo elegido” todo lo ocurrido ha estado y continúa estando sometido al mayor de los silencios, es decir censurado.
Dar a conocer esta información automáticamente lleva a tildar de antisionista, antijudío  o más generalmente antisemita (aunque las víctimas también eran semitas) al que habla de este episodio histórico.

Pero por mucho que el pueblo judío se quiera presentar como una víctima ante el mundo, la comunidad judía, no es la única ni la principal víctima de la humanidad, la verdad histórica nos muestra que en no pocas ocasiones esta comunidad ha sido la causante del sufrimiento de  una gran parte de la humanidad.

Este hecho histórico al que nos vamos a referir es uno de esos episodios en los que los judíos, lejos de ser víctimas son los victimarios. Un hecho histórico voluntariamente ocultado y pasado por alto tanto por Hollywood como por la comunidad de historiadores y la prensa esclava del sistema. 



Pero comencemos a relatar el hecho al que nos vamos a referir.

Hace unas semanas el periódico israelí de ámbito local “Israel Hayom”
                                                              

refirió que a finales de los años cuarenta del pasado siglo, coincidiendo con la creación del Estado judío en Palestina en 1948, el régimen de Israel realizó exámenes médicos a niños yemeníes sin contar con el consentimiento de sus padres para experimentar con ellos, varios de esos niños habrían fallecido como consecuencia de tales "exámenes". De la misma manera a los niños que fallecieron se les realizó la autopsia sin el permiso de los padres.

                                                             


Según explica el señalado diario, las autoridades israelíes dieron orden de robar los niños al nacer o secuestrar a los niños de corta edad cuando estos enfermaban, siendo llevados a hospitales donde los médicos o las enfermeras comunicaban a los padres que sus hijos habían fallecido, aunque sin aportarles certificado de defunción alguno ni mostrarles la tumba donde supuestamente se encontraban los cuerpos de sus hijos.

Según indican los informes que hizo público el periódico israelí la mayoría de los niños yemeníes y árabes, conocidos como mizrahies que sobrevivieron a esos “tratamientos” fueron entregados a familias   judías ashkenazíes (procedentes del Centro y Este de Europa).

El mismo periódico publicó fotografías de los niños yemeníes  que habrían sido sometidos a los experimentos médicos.

                                                                    


Con fecha anterior a esta publicación del diario Israel Hayom otros medios también israelíes detectaron que otros 733 niños también desaparecidos habían fallecido.

Hay que señalar que estudios e investigaciones de algunas O.N.G.s dieron a conocer que hasta el año 2017 otros 800 menores habían muerto en circunstancias parecidas a las antes señaladas.

 Pero no se pueden pasar por alto las reiteradas acusaciones de robo de menores en distintas catástrofes naturales en las que actuaban supuestos equipos de salvamento del Estado judío. En Tibet, Turquía, Haiti,etc. fueron acusados de hacerse con menores huérfanos  para utilizarlos en el mercado de órganos o para darlos en adopción a familias de Israel.

                                                                 


Todo esto sin entrar en el tema del Sacrificio Ritual Judío con niños cristianos, llamado por ellos libelo de sangre.

                                                             






Pero seguirá habiendo gente entre nosotros que defienda a Israel como muro de contención del mundo musulmán, cuando el mayor enemigo está en ese Tel-Aviv que provoca la división en la zona, apoya al ISIS y como seguidora del Talmud es cristófoba.
Muchos medios árabes señalan que en la guerra de agresión que ahora libra Arabia Saudí, aliada de Israel, con Yemen el pago a la colaboración de inteligencia y al apoyo militar judía sería  entre otras la aportación de menores yemeníes.

martes, 20 de junio de 2017

La mentira de la nación de naciones.



                                                                         



Tras la elección de Pedro Sánchez como Secretario General del Partido Socialista Obrero Español la dirección del primer partido de la oposición presenta, como supuesta solución al gravísimo problema secesionista catalán que padecemos, una novedosa articulación de la organización territorial de España, una concepción de España que es en si misma contradictoria.

                                                         


 Me estoy refiero por supuesto a la tan traída y llevada frase que considera a España como una “nación de naciones”.

 En primer lugar, hay que señalar que hablar de nación de naciones es una contradicción en si mismo, puesto que la nación es una unidad , una realidad histórica, de sangre y de destino. En ella caben realidades que la conforman, como las regiones, comunidades, culturas o realidades diferenciales marcadas por realidades lingüísticas, culturales, folklóricas e incluso telúricas.

Pero todas esas realidades no marcan por si mismas una realidad nacional, ya que la historia, la sangre y el destino común es la que concede la categoría de nación.

Se nos pretende engañar hablando de una nación de naciones cuando la realidad nacional es sólo una, la de España, se nos miente al confundir la diversidad de nuestra nación con una suma de naciones distintas.

                                                    




Y no creo que sea una casualidad, no creo en las casualidades en política, que ahora que España se enfrenta con el mayor ataque contra la pervivencia de la misma nación y su continuidad histórica se generalice esta memez. Con esta estupidez de que España es una nación de naciones se está dando un balón de oxígeno a los secesionistas pues se está diciendo públicamente que Cataluña es una nación.

 El peligro deriva de que en acuerdos internacionales de las Naciones Unidas, suscritos por España, se reconoce que toda nación tiene derecho a un Estado. Luego se están poniendo los cimientos para que los secesionistas avancen hacia la secesión y adquiera entidad de Estado y que este sea reconocido como Estado independiente por la comunidad internacional.

La situación por la que en estos momentos atraviesa nuestra patria es de tal gravedad que los actuales gobernantes no pueden continuar manteniendo este silencio, cobarde y traidor. Tan solo afrontando los ataques contra la Unidad nacional y frenando a los secesionistas y a quienes con ellos colaboren se podrá impedir que España se rompa y sólo actuando sí podrán dejar de ser traidores y cobardes quienes hasta ahora se mantienen de brazos cruzados. Y que decir de aquellos que se escudan en la obediencia para incumplir los juramentos realizados, esos uniformados no merecen llevar siquiera el uniforme y tan sol el desprecio merecen.

                                                        




Pero desgraciadamente  tengo muy pocas, por no decir ninguna, esperanza en la reacción de nuestras autoridades  civiles o militares, puesto que han permitido que el término nacionalidades ensucie nuestro ordenamiento jurídico, han callado cuando se quemaban banderas nacionales y no han movido un dedo cuando a una parte de españoles se les impedía hablar o rotular en español , pero mi pesimismo no es gratuito puesto que de las bocas de esos estómagos agradecidos no ha salido una palabra de protesta ante la  ruptura de la Patria.

                                                                                     




                               ¡¡¡VIVA LA UNIDAD DE ESPAÑA!!!



                                     ¡¡¡CATALUÑA ES ESPAÑA!!!