martes, 12 de julio de 2016

Una guerra racial para implantar el NOM.



                                                                                 

Tanto en los Estados Unidos de Norteamérica como en los países que conforman la Unión Europea la élite globalista está creando las condiciones precisas para que se desarrollen guerras civiles, o al menos situaciones de desórdenes de orden público críticos, con un claro trasfondo racial.
Un trasfondo racial que no tiene tanto que ver con una supuesta base racista de las sociedades de USA o de la UE, cuanto con la creación artificial de intereses vitales gravemente contrapuestos, reales o no. Estos conflictos civiles resultan más sencillos de crear  recurriendo a  elementos de orden racial, es decir de  enfrentamiento entre comunidades de diferente origen étnico.
Los métodos a los que la élite recurre en EEUU y los que utiliza en la UE son muy distintos puesto que la historia y organización social de ambas conforman realidades sociales muy distintas, pero el fin que se busca es el mismo, provocar situaciones críticas de enfrentamiento social que lleven a la declaración de la ley marcial sin que nadie se oponga a ello e incluso que sea la misma población la que solicite tal declaración.

                                                         


Vamos a comenzar refiriéndonos al actual estado de cosas en los Estados Unidos de Norteamérica,  situación que se encuentra en un estadio bastante avanzado a la hora de conseguir  el escenario que la élite busca.
Hasta el siglo XIX el Estado norteamericano sostenía una organización esclavista, y a principios de los 60 del pasado siglo los ciudadanos negros recuperaron de modo absoluto los derechos civiles, los recuperaron hasta el punto de recibir un trato preferente en educación, acceso a puestos de trabajo gubernamentales, etc. es lo que se llamó acción afirmativa.
Contrariamente a lo que pudiera suponerse esto dio lugar a una cada vez mayor brecha entre blancos y negros, puesto que el hecho de haber colocado  en un mismo nivel de competición a seres humanos que por mucho que se dijese lo contrario tienen unas aptitudes y actitudes distintas produjo que finalmente los afroamericanos saliesen perjudicados. Todo esto dio lugar a que la comunidad afroamericana sufriese una fuerte decepción derivada de las erróneas expectativas que se les habían vendido, se les dijo tras recuperar los derechos civiles llegarían a un nivel económico, social y profesional similar al de los blancos. La decepción  no tardó en convertirse en odio hacia ese blanco que la enseñanza, los libros y el cine había señalado como culpable de todos sus males.
Por otro lado la comunidad blanca se vio agraviada por esa discriminación (acción afirmativa)  que recibía a la hora de acceder a la educación o al trabajo, además de padecer algo a lo que la prensa del sistema nunca hace referencia, el elevadísimo nivel de delitos, crímenes y violaciones perpetrado por la comunidad negra.
Pese a todo lo señalado, excepción hecha de algunos incidentes puntuales, la convivencia racial entre blancos y negros ha sido aceptable en la última década.

Pero desde hace dos o tres años la situación  racial se ha vuelto más y más complicada, y si indagamos un poco nos encontramos con que en la manipulación de la verdad por parte de los medios de comunicación se encuentra el origen de  esta cada vez más grave situación.
Todo se ha centrado en hablar de la actuación criminal de la policía  contra los negros y en la discriminación  que supuestamente sufren los afroamericanos  por parte de la justicia.

Todo esto ha ido caldeando poco a poco el ambiente hasta crear una situación en la que cualquier chispa puede dar lugar a una suerte de guerra civil racial en no pocos estados de USA.

                                                          


A pesar de saber esto, o precisamente sabiéndolo, los medios de comunicación que controlan los de siempre siguen jugando a contar sólo la mitad: hablan de los negros muertos por la policía pero callan que el número de blancos muertos a manos de ella es bastante mayor, hablan de que el número de presos negros es mucho mayor que el de blancos pero callan que el número de delitos y crímenes (asesinatos y violaciones) es muy superior entre los negros, hablan de que las penas aplicadas a afroamericanos condenados es mayor que las aplicadas a blancos pero callan que lo que lleva a esta diferencia es que la mayor parte de los afroamericanos juzgados son reincidentes, lo que conlleva una pena mayor.

Las películas que presentan  cada año los de la kipá no hacen otra cosa que echar más leña al fuego, se repiten una y otra vez las historias del esclavismo, de discriminación y de una visión del psicópata blanco y del negro  víctima.
Pareciera, ¿sólo pareciera?, que se busca incrementar la tensión racial en busca de un estallido mayor.

En Europa la situación inicial es bastante distinta, puesto que  al ser un continente donde la esclavitud no se ha dado y donde la homogeneidad racial ha sido prácticamente total hasta hace apenas quince años no han existido problemas raciales.
Pero esto no ha sido óbice para que nuestros innombrables amigos hayan actuado, puesto que  desde hace una década vienen trayendo a nuestro continente (creando  situaciones  de guerra y hambruna en sus países y pagándoles, como Soros, sus traslados) una ingente población inmigrante procedente de África, especialmente subsaharianos. Y en el último año y medio han desencadenado una verdadera invasión con los llamados “refugiados sirios” (que ni son refugiados pues han pasado por más de un país sin guerra ni persecución, ni son sirios puesto que mayoritariamente podemos encontrar una mayoría de  pakistaníes, afganos, somalíes, libios y gran cantidad de subsaharianos).

                                                                



Toda esta invasión que se nos presenta como accidental  es resultado de una acción premeditada para invadir Europa y llenarla de gentes de diferentes razas, con costumbres y creencias opuestas a las nuestras, que debido a la ausencia de empleo suficiente siquiera para los autóctonos y con unos choques religiosos y de costumbres producirán, como están produciendo, graves tensiones que terminarán en graves conflictos raciales.

Todo esto es lo que se busca puesto que tanto en EEUU como en Europa se busca la instauración de una situación para poder aplicar la Ley Marcial, que acabaría con todo atisbo de libertad individual en un Nuevo Orden Mundial dirigido como deseaba Kalergi por una élite judía.

                                                              

1 comentario:

  1. Un artículo escrito con mucha lógica, es la realidad.

    ResponderEliminar