lunes, 21 de diciembre de 2015

Qatar anima el yihadismo y controla España.


                                           

Según ha señalado  Joaquín Abad en Alerta Digital, los servicios de información occidentales han estudiado  a esa verdadera “marca España” que es El Corte Inglés como posible suministradora de uniformes a los terroristas del autodenominado Estado Islámico. Si finalmente se confirmase este extremo España se encontraría en una situación moral ciertamente penosa. Y es que El   Corte Inglés no es una empresa más, desde su creación a principios del siglo pasado se ha convertido para todos los españoles en un referente y en el exterior se la relaciona directamente con España.
                                                           

Resulta sumamente perjudicial  para nuestro país que una de sus más emblemáticas empresas colabore de esa manera con ese grupo que tanta muerte y tanto sufrimiento ha causado en Oriente Medio y en Europa.
Las palabras de nuestros gobernantes se quedarán en agua de borraja si no hace nada por frenar esta abierta y conocida colaboración.
                                                                    

Muchos objetarán, que aún indebida, esa venta no sería un verdadero apoyo militar. Pero esa afirmación está equivocada, ya que la uniformidad de yihdistas y mercenarios les confiere una cohesión que les facilita una mayor fuerza psicológica a la par que promueve  un sentimiento de pertenencia a ese Estado que dicen ser y les mueven  a ampliar sus fronteras hasta lograr ese califato, en el que incluyen a España, que pretenden imponer.
Además, el sentimiento de portar unos uniformes de camuflaje pixelados equiparables a los que portan los mejores ejércitos del mundo les aporta una gran seguridad y aumenta su capacidad de combate.
                                                                       
                     

Nada de esto habría tenido lugar si Qatar no fuese dueña del 10% de las acciones  del Corte Inglés, acciones que adquirió el  multimillonario jeque qatarí Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani, esté jeque adquirió  ese 10% del accionariado por 1.000 millones de euros en Julio de este 2015.
La adquisición se realizó coincidiendo con los problemas de refinanciación de los 5.000 millones de euros de deuda que el grupo tenía.
Pero las inversiones hechas por Qatar en España son muchas más, destacaremos las siguientes:
-En una ampliación de capital  por valor de196 millones de euros dejó el 6,16% de Iberdrola en manos de Qatar Holding.
                                                                
-En el 2011 esta misma Qatar Holding se hizo también con el 5,1% de la filial en Brasil del banco de Santander.
                                                                   

-Igualmente Qatar se ha convertido en el tercer mayor accionista, y con ello en la gestión, de los aeropuertos al comprar el 10,6% de Ferrovial en Heatrow por  597 millones de euros.
                                                                

-En el 2014 el fondo soberano Qatar Investmen Authority (QIA) en Colonia y su filial francesa Societé Fonciére Lyonaise (SFL) se hicieron con un 3,7% de la inmobiliaria Colonial, que poco después subió a un 13,1 %.
-El brazo inmobiliario de QIA desembolsó  64 millones de euros y se hizo con el puerto deportivo para yates de lujo de Tarragona, habiendo invertido tamgién 78,5 millones en la compra del Hotel Reinaisssance de Barcelona.

                                                               

A nivel internacional Qatar mostrará una imagen de control sobre la  realidad española con el contrato de Qatar Airways con el F.C. Barcelona, al cual dará  96 millones de euros hasta 2016.

                                                                         



Y a todo esto hay que sumar todas las inversiones en las costas españolas y en las islas Baleares.
                                                               

Es preciso que la autoridad estatal a la que le corresponda ponga freno a estas inversiones que poco a poco se van haciendo con empresas tanto estratégicas o aquellas que forman parte de la identidad cultura –comercial española.

Y lo que es más importante España no puede  estar al albur de las decisiones que tome a nivel comercial un país, por mucho dinero que tenga, que lleva años apoyando y promoviendo el terrorismo yihadista y la radicalización del Islam.
                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario