martes, 29 de diciembre de 2015

Otro paso más de la OTAN para provocar a Rusia.



                                                                     

La OTAN, a las órdenes de EEUU que es lo mismo que decir que obedeciendo a Israel, ha dado un paso más en la provocación a Rusia, un paso que forma parte de la innumerable  lista de ofensas y ataques contra la Federación Rusa. A nadie le puede caber ya la más mínima duda de que desde hace años se trata de provocar a Rusia para desatar un conflicto bélico que adoptaría unas dimensiones tales que podríamos denominarlo como Tercera guerra mundial.
Que es lo que los sionistas buscan para poder implementar el plan dominio mundialista del Nuevo Orden Mundial.

                                                                     

Si no fuese por la sabia y moderada actitud que Vladimir Putin ha mantenido ante todas estas provocaciones, que no han sido ni son pocas: Ucrania, expansión de la OTAN hacia el este, despliegue del escudo antimisiles, apoyo a los terroristas de Daesh e intento de derrocar a Bashar Al Assad, derivo de un caza ruso sobre territorio turco por cazas de este país de la OTAN, derribo de los aviones de pasajeros rusos sobre Ucrania y sobre Siria y las numerosas maniobras intimidatorias junto a sus fronteras, etc., etc.
                                                                  

Pero ahora Turquía ha dado un paso que aun va más allá. Ahora Turquía, no olvidemos que es miembro de la OTAN, está colaborando con los que dentro del Crimea, territorio que forma parte de la Federación rusa legal e históricamente, dicen proteger las fronteras de esa república rusa.
Turquía suministra material bélico a un batallón de tártaros que ha sido formado en Ucrania. Según el organizador del bloqueo a Crimea, Lenur Islamov, se trataría de “defender las fronteras de Crimea”, aunque realmente se trata de llevar a cabo un bloqueo a Crimea buscando impedir la entrada de productos alimenticios y suministros energéticos  a esa península. Estamos ante un desafío abierto a las autoridades del Kremlin.
Ese batallón de tártaros está compuesto por 560 hombres que según Isalamov estaría preparado para defender las fronteras de Crimea incluso dentro de la península, lo que de hecho significa realizar acciones de sabotaje y de terrorismo dentro de Rusia.

                                                             

La península de Crimea se encuentra en una situación de emergencia energética dado que las líneas que la abastecían de energía eléctrica procedentes de Ucrania sufrieron un ataque. aAhora Rusia tiene tiene previsto poner en Diciembre un acceso directo de esa energía desde el resto de la Federación rusa.
Cualquier sabotaje contra esta línea o intentar  llevar a cabo el bloqueo del que se habla sería considerado por Rusia casus belli.

                                                                  
El citado Isalamov está encausado por sabotaje en Rusia. Pese a todo lo señalado Turquía aporta  material militar a los “rebeldes”-terroristas tártaros.
Aunque sea reiterativo no hay que olvidar nunca de vista que Turquía es miembro de la OTAN, por lo cual  podría exigir que el resto de miembros se la Alianza Atlántica acudiesen en su apoyo caso de que fuese atacada, como respuesta, por Rusia.

                                                                       


Turquía es un aliado preferente de los EEUU, luego no es difícil ver que estas actuaciones, al igual que su comportamiento respecto al tema de Siria es la de un monigote que obedece a su dueño yanqui-sionista.

                                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario