jueves, 23 de febrero de 2012

Una propuesta que aplaudir.

El actual ejecutivo del Partido Popular ha propuesto a las entidades financieras una formula para hacer frente a la actual sangría de desahucios  que desde hace unos cuantos años se viene produciendo en España y que está dejando tirados en la calle, sin un techo propio en el que al menos   guarecerse y llevar una vida mínimamente digna, a miles de familias. En el año 2011 el número de desahucios ascendió en nuestro país a un total de 15000, verdaderas tragedias cada una de ellas.


                                                                
Lo que el gobierno propone es que aquellas familias con todos los miembros en paro y que por tanto no puedan hacer frente al pago de la hipoteca de su casa puedan, y que los bancos lo acepten, entregar su piso como pago  de la hipoteca pudiendo  continuar viviendo en ella  al menos dos años. Sería lo que se denomina “dación en pago”.
La idea y la intención del ejecutivo es muy buena y por lo tanto se debe felicitar al ejecutivo popular por  ello.

Ahora bien, a mi modo de entender tan positiva y digna de elogio  medida chocará con la actitud de las entidades  financieras acreedoras, que como todos sabemos  carecen de corazón como han venido  demostrando  todos estos años al dejar en la calle a miles de familias. Su comportamiento y actuación se centra exclusivamente en  incrementar la cuenta de   beneficios. Es por ello que la aplicación de la señalada medida tan solo podrá ser puesta en marcha si se da alguna, o si coinciden varias , de las siguientes medidas o  cuestiones:

1.- Si se obliga a la aplicación de estas medidas  por haber sido legalmente establecido. Cosa esta prácticamente imposible ya que estamos ante cuestiones que afectan a un  contrato privado  y al ascendiente de poder que las entidades financieras tienen sobre los partidos en general.
2.-Si el Estado aporta a la entidad financiera una cantidad de dinero, mediante  unas subvenciones o   similares, que puedan  compensar de algún modo  las pérdidas que la aplicación de tal dación por pago pudiera llevar aparejada.
Hay otra tercera cuestión que podría llevar a que las entidades  financieras acreedoras adoptasen de modo voluntario esta medida, y esta  razón  no sería otra que considerasen que la adopción de lo que se propone le proporcionaría una publicidad tal que  le resultase rentable.

A pesar de todo los inconvenientes , la medida propuesta es digna de ser aplaudida y el gobierno que lo ha planteado felicitado.


                                                              
Del mismo modo es de justicia reseñar  que durante las dos legislaturas en que el PSOE estuvo en el poder no adoptó ni propuso medida alguna, y mucho menos de este calado, para enfrentar el alud de desahucios que se estaban produciendo. Habiendo sido un gobierno de derechas el que finalmente  ha presentado una formula para  hacerle frente, concretamente el ministro de Economía DeGunindos.


                                                                




                                                              


                                                                       

Cual será  el efecto de la propuesta aún no se conoce pero la invitación ya ha sido aceptada  al haberla puesto en funcionamiento la corporación Bankia, esperemos que el ejemplo cunda, aunque sea como efecto de la competencia.


                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario