lunes, 5 de diciembre de 2016

Comentario al libro de Ingeniería social para destruir el amor.





                                                                         


Anoche terminé de leer el libro “Ingeniería Social para destruir el AMOR” escrito por Rafael Palacios.
El subtítulo del señalado libro lo dice todo: De la violencia de género al terrorismo machista.
 Escribo esta entrada puesto que el libro me parece fundamental para entender la realidad de la manipulación de la que todos somos objeto y que nos está imponiendo una forma equivocada de considerar las relaciones con el otro sexo.
 Los datos que el autor aporta y las reflexiones que hace en torno a ellos nos van a permitir tomar conciencia de que desde las élites que verdaderamente nos gobiernan se desarrolla toda una estrategia social que busca romper la unidad sexual del ser humano vistiéndola con esa construcción social que es el género meramente social, Esa idea de género mueve a la competición y al  enfrentamiento entre los sexos que después podría derivar inclusive a la violencia, para mantener que el sexo masculino busca el mal y la agresión contra el femenino, violencia de género, para más tarde hablar de terrorismo machista. todo esto se mueve a través de las noticias que nos aportan los medios de comunicación y las manipuladas estadísticas oficiales. Tras todo esto se busca acabar con el amor de pareja y así romper la posibilidad de la existencia de la comunidad familiar acabando de este modo con la sociedad misma.
La obra me ha parecido sumamente interesante, la calificaría inclusive de imprescindible. Es por ello que dejo aquí los datos del libro.
Nombre: Ingeniería social para destruir EL AMOR.

                                                           


Autor: Rafael Palacios.

Editorial: Mandala ediciones 2012.

4 comentarios:

  1. No Brasil, esta engenharia carrega tons de perversidade diária. Nossos sistemas de comunicação nos massacram, todos os dias, ininterruptamente sobre o assunto, apresentando todo tipo de violência contra as mulheres como espetáculo. Para agravar a situação, as denominadas feministas estão completamente desorientadas e, ao invés de trabalhar para conhecer essa engenharia, submetem-se como instrumentos, perpetuando a inferioridade feminina e propagandeando a ilusão do gênero. Por outro lado, os homens pobres, aqui no Brasil, são punidos com prisões por não pagarem pensões alimentícias, enquanto o sistema destrói os direitos trabalhistas criando mais desempregados. No Brasil, essa engenharia tem como fonte principal o sistema judicial atuando junto com uma imprensa absolutamente paranóica e, como vivemos em uma ditadura sem fim, jamais temos a quem recorrer. Tenho tentado divulgar o trabalho do Rafael e espero que um dia os brasileiros decidam conhecê-lo.

    ResponderEliminar
  2. Aquí en España ocurre igual que en Brasil, se hace de las agresiones contra la mujer un espectáculo presentando al hombre siempre como el malo. Según las leyes en cuanto una mujer denuncia por malos tratos el hombre es detenido sin tener que pasar por el juez. En el fondo para la justicia la palabra de la mujer vale más que la del hombre.
    Lo que está ocurriendo es a nivel internacional. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Casi todos sabemos que un arma de fuego se guarda siempre separada de la munición,a no ser que estemos en un conficto,que no se apunta a nadie ni en broma,el gatillo es lo ultimo que se toca y otras tantas normas que no vienen al caso ahora.
    Lo que está ocurriendo es que simplemente nada de esto se respeta,en tema de genero hablando salvando las licencias literarias.La ley le pone a la mujer un arma cargada sobre la mesa y la invita a cojerla,apuntar a cualquier hombre y disparar,lo puede hacer con los ojos cerrados,no pasa nada.
    Ahora bien,la situación actual demuestra que no te puedes fiar del que tiene un arma cargada en sus manos sea quien sea y mucho menos si se siente victima e una opresión historica,apaga y vamonos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, no se podría exponer con más acierto a como lo has hecho, me parece un símil perfecto.

      Eliminar