viernes, 30 de noviembre de 2012

Masones en el PP



Quiero en primer lugar excusarme por incluir una entrada tan  amplia, pero he considerado que la información que el texto  presenta es lo suficientemente importante y relevante como para reproducirla completa.



                                                       



Según uno de los máximos especialistas en sectas, y en especial en Masonería, el P. Manuel Guerra Gómez, hay datos más que sobrados para afirmar que Rajoy es masón


                                                 
 , y que la cúpula directiva del PP y Juntas Regionales del PP como la gallega o la vasca están infiltradas de masonería. Así, en su último libro “Masonería, religión y política” señala que Rajoy es masón, que Gallardón (ministro de justicia)
                                              
                                              
 es masón, que el Secretario de Estado de Cultura José María Lassalle es masón y que unos de los colaboradores más estrechos del presidente del gobierno, Jorge Moragas, es masón, entre otras revelaciones.


                                                


                                             

 Esto no hace sino apuntalar lo expuesto varias veces por otro de los máximos especialistas en Masonería, el historiador Ricardo de la Cierva, que ha advertido en numerosas ocasiones a través de libros y artículos que la infiltración masónica en el PP y en eso que llaman centro-reformismo es un hecho. No en balde, un periodista del sistema (liberal para más señas), Luis del Pino, contaba lo siguiente en su blog:

“¿Tiene también algo que ver lo que está pasando en el PP con la ‘filiación’ de alguno de sus dirigentes? No lo sé. Pero no dejan de ser curiosos determinados movimientos, no muy lejanos en el tiempo, de aquéllos que se han alzado con el poder en el PP vasco, después de darle la patada a María San Gil. Resulta curioso, por ejemplo, que Alfonso Alonso, alcalde popular de Vitoria hasta las últimas elecciones municipales, nombrara en su día como Defensor del Pueblo de la ciudad de Vitoria precisamente al gran maestre de la Logia Iradier autor del libro ‘Laicidad, una estrategia para la libertad’. Viendo ese tipo de movimientos, y viendo los obstáculos puestos por el PP en determinadas comunidades autónomas a los objetores de Educación para la Ciudadanía, resulta difícil no preguntarse si esos obstáculos responden a algo más que a la mera estupidez”.

Buscando una biografía del personaje la encontramos en el Semanal Digital:

“En 1981 [...] Otaola se inició en la masonería en la ciudad de Bilbao a través de la Logia La Tolerancia. Ha sido Gran Maestro de la Gran Logia Simbólica Española (masonería española) 1997-2000 y es también miembro del Supremo Consejo Masónico de España 33º”.


                                              

Pero no queda aquí la cosa, según nos contaba Religión en Libertad:

la Diputación de Valencia, presidida por Alfonso Rus Terol, del Partido Popular
                                                

, en colaboración con el Museo Valenciano de la Ilustración y la modernidad, ha financiado la exposición «Masonería e ilustración» que estará abierta hasta el 14 de febrero de 2010. Dicha exposición ha sido posible gracias a la cesión de fondos del Museo de la Franc-Masonería del Gran Oriente de Francia. La logia Blasco Ibáñez ha desplegado desde entonces una frenética actividad encaminada a dar a conocer las virtualidades de la sociedad secreta más famosa del mundo. Al parecer es una exposición de gran calado, financiada con fondos públicos, en la que, entre los actos ‘culturales’ se ofrecerá una ‘tenida blanca’ (lógicamente, las auténticas son secretas) y una ‘cena blanca’ que, según el folleto promocional ‘es una oportunidad para poder generar un ambiente distendido que permita conocer mejor que es la masonería, qué hace, y por qué es necesaria para la sociedad actual’.”

De todos es sabido que el gigantesco obelisco situado frente a las torres kio lo mandó construir para Madrid el entonces alcalde de dicha localidad  Ruiz Gallardón. El obelisco es un conocidísimo símbolo masónico.




                                                                                                     

 (La conducta política desarrollada por el  actual ministro de Justicia pone de manifiesto hasta que punto sus convicciones  no sólo no son católicas sino que  se muestran en abierta oposición  a ellas. )*                                         
 También recordamos la recusación al Papa no ha muchas fechas que apoyó el PP con sus votos de, entre otros, la actual Ministro de Fomento Ana Pastor.


                                                

Es decir que no se trata de opiniones de fanáticos integristas católicos ni de historiadores “ultraderechistas” si no que desde el sistema mismo se tiene constancia clara del carácter masónico de parte del PP. Es gravísmo el hecho y nos hace comprender muchas de las actuaciones políticas del presidente del gobierno, del gobierno mismo y de gobernantes de autonomías y alcaldes del PP. Históricamente la masonería se ha infiltrado en todo tipo de ideologías y religiones, asociaciones y gobiernos. Pero nunca hasta ahora (al menos en España) lo había conseguido en esto que se ha dado en llamar la derecha (fuera de alguna que otra personalidad individual). Y cada vez son mayores las informaciones que nos llegan de que por fin lo ha conseguido. Quizá sea porque de facto ya no hay derecha…

Lo hemos calificado de gravísimo pero, ¿por qué? Habría que hacer un recordatorio de lo que es y significa la masonería para entenderlo bien. La Masonería es una asociación secreta, más propiamente una secta, de tipo gnóstico, cuyo fin primordial es el establecimiento de la secularización, el sincretismo, el relativismo y el laicismo salvaje y por tanto tiene como enemiga a la Iglesia Católica principalmente. Se disfraza de asociación fraternal y filantrópica que busca el bien de la humanidad y la tolerancia.. Sin embargo encubre una peligrosa secta que históricamente ha pretendido implantar sus tesis incluso violentamente. Históricamente está documentado que las Logias masónicas cumplieron una labor fundamental en la independencia de la América española en su intento de acabar con el catolicismo en aquellas tierras y en España ha estado muy presente en todas las crisis políticas desde la caída del Antiguo Régimen hasta nuestros días, no dudando en utilizar el atentado personal. La segunda república es el caso más flagrante de infiltración masónica, culpable en buena parte de la guerra civil que acaeció.

Dicho esto, ¿en serio y de verdad a alguien le causa extrañeza o sorpresa que el mantenedor de las leyes anticristianas que puso en marcha otro masón (Zapatero) como la ley del aborto, del divorcio expreés, del “matrimonio” homosexual, la retirada de los crucifijos en los edificios públicos, la ley feminista de violencia de género, la Educación para la Ciudadanía (aunque la cambie de nombre), etc. etc. sea masón? 


                                                    
La respuesta debería ser que no. Pero por desgracia el común de los simpatizantes y votantes del PP no se da o no se quiere dar cuenta. A ello habría que decir lo que D. Quijote dijo a Sancho” Sancho, si mal gobernares, tuya será la culpa y mía la vergüenza, que te encumbré”.

Después de dos legislaturas francamente masónicas del perverso Zapatero mucho nos tememos que España sigue en manos masónicas. ¿Nunca se han preguntado porqué, en lo esencial, PP y PSOE siempre están de acuerdo? La respuesta sólo puede ser porque ambos (y no solo ellos) comparten una misma filiación masónica.

*Lo que aparece   en cursiva y  entre paréntesis ha sido añadido por el autor del blog.



FUENTE: tradición digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario