jueves, 10 de diciembre de 2015

Al Baghdadi, el segundo hombre más influyente del mundo según TIME.


                                                   


Abu Bakr Al Baghdadi, califa del autodenominado Estado Islámico, ha sido calificado  por la revista norteamericana TIME como la segunda persona más influyente del mundo este 2015 que finaliza.
Realmente resulta inconcebible que un criminal  como este, responsable de tantas y tantas acciones incalificables, un ser que ha dado lugar a tanto sufrimiento y que ha pisoteado de la manera más salvaje la dignidad humana pueda recibir cualquier tipo de consideración. Realmente no se puede negar que su actuación y las llevadas a cabo por aquellos que están a sus órdenes han tenido una influencia importante en la política internacional. Ahora bien, de ahí a considerarlo el personaje más influyente del año que termina va un gran trecho. Cabría preguntarse cómo se ha podido dar a este salvaje terrorista  una calificación que, se diga lo que se quiera, tiene un tinte ciertamente positivo en tanto que se le concede una importancia que de hecho no tiene sino fuese merced a sus salvajes acciones.

                                                              


Realmente resulta extraño que  en una situación de supuesta guerra abierta y total de los países occidentales contra el peligro del terrorismo yihadista, no se haya tenido en consideración que galardones de este tipo pueden mover a que gran parte de los musulmanes radicales se sumen a la Yihad y los no radicales se radicalicen. Y es que  mostrar a este terrorista como  alguien que desde la barbarie se puede poner a la cabeza de la influencia mundial empuja a muchos seguidores de Alá a imitar sus métodos y a otros no musulmanes a interesarse por su pensamiento yihadista.
Y dadas las medidas policiales, de inteligencia y de control de comunicaciones puestas en marcha para combatir al yihadismo, resulta absolutamente increíble que se puedan haber pasado por alto las posibles consecuencias de este nombramiento y de su publicación.
 Es por ello que considero que la divulgación de este nombramiento en una publicación de tanta difusión e influencia mundial ha de deberse a motivos distintos a la mera libertad de opinión, hay demasiado en juego y los medios de inteligencia y legales con los que cuenta el gobierno de los Estados Unidos podrían haber impedido tal nombramiento por esa publicación.
Comenzaré por señalar algunos datos de  Abu Bark  Al Barghdadi, datos de su biografía que pueden aportar luz a la extraña publicación y  nombramiento:
Nació en 1971 en el seno de una familia suni de clase media, dado que estaba especialmente dotado para los estudios del Corán ingreso en la universidad, donde cursó postgrado de técnica de estilo y recitación de versos de su libro sagrado, tema sobre el cual escribió su tesis.
Es a partir de ahora donde su biografía toma un camino muy parecido al que llevó Osama Bin Laden, en cuanto a que los servicios de los EEUU quisieron servirse de ambos personajes para combatir a los enemigos del momento: La Unión Soviética en Afganistán y Sadam Hussein en Irak.

                                                             



Durante la invasión norteamericana de Irak Al Barghdadi fue detenido por los servicios de inteligencia de EEUU y encarcelado en la prisión de Camp Bucca, siendo allí donde, según señala Time, se convirtió en yihadista.  En el año 2004 fue liberado, trasladádose a Bagdad. Una vez allí se unió al movimiento yihadista que buscaba  acabar con el poder de Sadam Hussein. En el año 2011 se integró en una rama iraquí de Al-Qaeda, poco después se apartó de Al-Qaeda y mostró su intención de crear un califato islámico, es en ese momento en el que se puede decir que aparece ISIS. Siendo numerosas las informaciones que señalan que ISIS-Daesh es una creación de los servicios de inteligencia Israelíes, Mossad, y norteamericanos, CIA, a los que hay que añadir la colaboración de otros servicios tanto europeos como saudíes.
                                                        

Se puede entender perfectamente la calificación dada y publicada por el Time dado que gracias a las acciones del ISIS EEUU controlará mejor la zona si logra derrocar a Bashar Al-Assad y sobre todo hay que tomar en consideración el valor que  si se tiene en cuenta el valor que tiene para Israel el papel de Daesh: derrocar a Bashar Al-Assad como aliado de Irán, conquistar zonas  de Siria e Irak para alcanzar el tan añorado por los sionistas Gran Israel y acabar con Hezbollá.
                                                                

La influencia judía en el accionariado de la revista Time explicaría el apoyo que para Daesh significa conceder a  Al Barghdadi  el título de segunda persona más influyente este 2015.

El escritor judío Michael Wolff dijo en la revista New York en 2001: “ Desde la fusión de Time inc. Con Warner hace diez años, una de las transiciones interesantes es que se ha convertido en una compañía judía”

                                                               


                                                           
Creo que con todos estos datos resulta claro el porqué de concederle esa calificación de segunda persona más influyente del mundo y además propagarlo.

                                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario